Retirarse para sanar. Regenerarse para obtener la fuerza.

Cuando estamos heridos, necesitamos un periodo de convalescencia, de descanso, de retiro, para que sanen bién las heridas... las heridas físicas, emocionales... eso ya lo sabemos, sabemos que si dónde nos hemos herido volvemos a darnos otro golpe, ahí nos duele más, se nos cae la sangre que ya estaba seca y vuelve a sangrar... lo sabemos, nos ha pasado...

sabemos que al reposar, mantener la herida a salvo de nuevos golpes y rozaduras, va a cicatrizar más deprisa y, sobretodo, se va a curar mejor.


Una toma de consciencia es cómo volver a abrir una herida. Una herida que quedó como congelada, una herida que no sanó pero que conseguimos disimular muy bien y llegamos a creer que ya no estaba. Pero sigue ahí, a veces nos damos un golpe y esa zona está más sensible. Eso es cuando algo nos hace saltar y sabemos que nuestra reacción ha sido exagerada, desproporcionada, pero lo sabemos a posteriori, porque en el momento no hemos podido reaccionar de otra manera. Ahí tenemos una herida que no ha sanado.

UNA TOMA DE CONSCIENCIA ES ENTENDER CON TODO TU SER, CUÁL FUÉ EL SENTIDO DE ESA HERIDA... PARA QUÉ SUCEDIÓ...

Una toma de consciencia no es darse cuenta que esa herida está ahí, pero eso es el principio. Una toma de consciencia es entender, pero no entender desde la mente, sino con todo tu ser desde lo más profundo de tus entrañas, entender que esa herida tuvo un para qué, que tuvo un sentido en un momento de la vida, que puede que incluso en ese momento nos salvara la vida... pero ya no tiene sentido seguir sufriendo eso. La toma de consciencia incluye la comprensión, el perdón hacia nosotros mismos por habernos puesto en esa situación de dolor y no haberla sabido solucionar de otra manera. Y, para mí, lo más importante, la obtención de recursos para cambiar la visión de lo que ocurrió y poder sanar totalmente esa herida.

Pero luego necesitas que eso se instale en tu biología, que se creen muevos circuitos neuronales, darte cuenta desde tu Ser qué es lo que necesitas ahora, en este momento. Puede que sea necesario que te retires de tu entorno habitual en mayor o menor medida, sobretodo si el entorno te genera dolor, algun tipo de dolor emocional. Retírate un tiempo para sanar, para regenerarte y volver sabiendo qué necesitas, qué quieres de verdad y cómo llevarlo a cabo de forma que sea beneficioso para tí y para los demás.



Fíjate que es muy importante la toma de decisiones y qué lleves a cabo aquéllo que te has propuesto, esta es una más de las razones que puedes tener para retirarte una temporada: cojer la fuerza necesaria para emprender las acciones que te llevarán a una mejor situación de vida.


Comentarios

Entradas populares